Mala cualificación de Guatemala en Libertad de Prensa

Por Ileana Alamilla

Esta semana, Reporteros sin Fronteras (RSF), una de las principales entidades de defensa de la libertad de prensa, dio a conocer que Guatemala ocupa el puesto 124 de la Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa, correspondiente al año 2015, entre 180 países estudiados. La gradación responde a las condiciones en las que se ejerce el periodismo en los países.

La entidad internacional señaló que las agresiones van en aumento, en medio de un clima de impunidad en relación con los casos de asesinatos a profesionales de la información, con lo que se genera, según indican, una autocensura nefasta. Considera muy preocupante el crecimiento del uso del sistema judicial contra los periodistas y los medios de comunicación.

De manera similar, el Informe Anual Circunstanciado presentado por el Procurador de Derechos Humanos al Congreso reporta un deterioro para la seguridad de los profesionales de la comunicación, situación que, según el análisis que toma información de Cerigua, empeoró durante el contexto electoral.

Uno de los elementos sumamente preocupantes que hemos estado insistentemente denunciando en varios espacios es la presencia del crimen organizado y la narcoactividad, principalmente en las zonas fronterizas, así como el papel que juegan agentes del Estado, grupos de poder y autoridades locales en el control y manejo de la información, aspectos que también fueron incluidos en el análisis del Ombudsman.

Asimismo, señaló que el contexto electoral generó un incremento de los ataques contra la prensa. Según el Observatorio de los Periodistas, hubo 23 casos, entre ellos amenazas y obstrucción de acceso a actividades relacionadas a ese evento. En Cerigua cerramos el año con 107 denuncias.

El informe menciona también la utilización del derecho penal para coartar la libertad de expresión y la situación de las radios comunitarias, medios que son criminalizados y para los cuales, señala el procurador, no existen mecanismos de protección.

Dadas estas condiciones, en el 2012 algunos entes propusimos construir un mecanismo de Protección a Periodistas, tal como ha recomendado Naciones Unidas a los gobiernos. Hoy esa reivindicación está asumida por la mayoría de Asociaciones y Cámaras nacionales y departamentales, por medios y periodistas, y ha encontrado por fin eco en el nuevo gobierno para que los actores a quienes se pretende proteger sean efectivamente tomados en cuenta.

Mientras tanto, se han desarrollado acciones para ofrecer alternativas de protección a periodistas; en febrero, Reporteros sin Fronteras lanzó una nueva edición del “Manual de seguridad de periodistas”, que contiene guías prácticas para los reporteros y corresponsales que laboran en zonas de riesgo. El documento aborda las nuevas amenazas y desafíos para el periodismo; incluye información que pone en relieve la seguridad digital; plantea precauciones para los profesionales que cubren desastres naturales o epidemias. Otras instituciones con las que colaboramos están impartiendo cursos sobre estos temas.

La presentación de ese Manual se produce en un momento en que los profesionales de la comunicación enfrentan constantes amenazas. Por eso es muy importante que los entes responsables de la seguridad del país y de defensa de Derechos, como la PDH, atiendan nuestros reclamos.

Hemos constatado buenas señales en el Secretario de Comunicación Social y en el Representante de Unesco para retomar el rumbo con actores legitimados para diseñar un modelo que tienda a atenuar riesgos y prevenir peligros. El Procurador también ha externado interés en escucharnos, pues en su informe solo incluyó la información de la Mesa Técnica, cuyo funcionamiento está suspendido por la falta de representatividad en sus integrantes. Hay interés internacional y nosotros estamos analizando lo actuado y elaborando nuestra propuesta.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Vacaciones

El 'chapero' Nicolás

EDITORIAL / Decíamos ayer...