EDITORIAL / Ni luz ni taquígrafos

“El flexo no podrá mantenerse encendido”, dijo ayer el juez de la Audiencia Nacional Santiago Pedraz al reconocer que es imposible investigar la muerte del cámara José Couso en Bagdad a manos del Ejército estadounidense tras la reforma de la Justicia Universal que hizo el Partido Popular.

En su auto, Pedraz deplora la modificación (hecha por el ministro Alberto Ruiz Gallardón el año pasado), “que impide la persecución de cualquier crimen de guerra cometido contra un español salvo en el difícil supuesto de que los presuntos responsables se hayan refugiado en España”. "Ni la búsqueda en España ni en otros países va a ser posible", afirma. Y pone de relieve que los crímenes de guerra quedan impunes en España “pese a los múltiples esfuerzos y recomendaciones a nivel mundial para perseguir y sancionar este tipo de delitos”.

El PP hizo esta reforma para que los jueces españoles no molestaran a China investigando su genocidio en el Tíbet. Y lo hizo contra la voluntad de todos los partidos, porque tiene mayoría absoluta en las Cortes Generales (como recordó este medio cuando Mariano Rajoy llamó al consenso para que gobierne la lista más votada en cada elecciones; no precisa ningún acuerdo y si no cambia la ley electoral es porque no quiere).

De modo que los ayuntamientos que se constituyan el sábado y los Gobiernos autonómicos que surjan este mes resultarán de los pactos entre partidos y no de la voluntad del presidente del Ejecutivo, que cuando realmente quiere algo lo hace... como acaba de denunciar el juez Pedraz.

Comentarios

Entradas populares de este blog

El 'chapero' Nicolás

Los nuevos muros de Europa

La Gastronomía y la naturaleza humana