EDITORIAL / Aristócratas

Advierte el diputado de Izquierda Unida Gaspar Llamazares a Podemos-Asturias de que su plan de recorte de gastos en el Parlamento Asturiano conduciría a que "de la política sólo pudieran vivir los aristócratas" –que no necesitan el dinero– y ocurre, en realidad, que los que se convierten en aristócratas son los que viven de la política... o el sindicalismo o el dinero público, en general.

La discusión de si el político debe ganar o no para vivir holgadamente es tan antigua como su actividad y se basa en que el personaje puede corromperse si no tiene suficiente dinero... En realidad, ése es el origen de la palabra 'lobbie', que se utiliza como sinónimo de grupo de presión.

'Lobby' significa 'vestíbulo' en inglés y su uso en política procede de los años en que el presidente de los Estados Unidos vivía en un hotel de Washington (antes de que Jefferson instituyera la Casa Blanca, por tanto). Los sectores que querían influir en las leyes del país hospedaban a un portavoz en el establecimiento donde vivía el presidente para que le viera en la intimidad y le hablara de los problemas que les interesaban: en el vestíbulo, en el bar, en la recepción, en los pasillos...

Y de aquellos polvos llegamos a los lodos de hoy, cuando los 'lobbies' son un gran negocio y la política es la actividad más productiva a la que uno puede dedicarse, ya que en ella se obtiene el mayor rendimiento con el menor esfuerzo, aunque no todo el mundo vale para ejercerla.

Llamazares no es el más indecente de los políticos, pero si su único reproche a Podemos es decirle a ese partido nuevo que defiende algo tan viejo como la política de clase es que no ha entendido nada de lo que está pasando en la izquierda... nadie sabe si porque está rodeado de aristócratas o porque él mismo ya es uno de ellos.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Vacaciones

Acogida sí, guerra no

EDITORIAL / Decíamos ayer...