EDITORIAL / ¡Vaya por dios!

La nueva corporación de Oviedo (en la que gobierna el socialista Wenceslao López con el apoyo de Izquierda Unida y la marca local de Podemos) ha decidido que no se pueden cerrar en verano los comedores escolares porque la coyuntura económica dejaría a muchos niños sin comida caliente... y ya se ha alzado una voz política que ve soluciones mejores.

¡Vaya por dios! Y entonces ¿por qué no se puso en marcha ya? Da la impresión de que las autoridades siempre son capaces de articular un problema para cualquier solución; en lugar de buscar una solución para cada problema, que es para lo que los votantes las eligieron.

Pasa en casi todos los ámbitos: en el Parlamento Autonómico, los diputados han mantenido un debate de altura a propósito de la discusión sobre los emolumentos de escaños y grupos. Ha dicho el podemista Emilio León: "En la Junta no es difícil volverse gilipollas en 15 días"; y le ha contestado Gaspar Llamazares, de Izquierda Unida: "El problema no es en qué puede uno convertirse, sino lo que uno ya es"... así es que el tema está en si ambos son sólo gilipollas potenciales o en si ya se han desarrollado como tales.

Y, mientras, España se pelea porque no sabe si la bandera constitucional une o separa. Parafraseando a Astérix, están locos estos españoles...

Comentarios

Entradas populares de este blog

Vacaciones

El 'chapero' Nicolás

EDITORIAL / Decíamos ayer...