EDITORIAL / Cherines

Mercedes Fernández salvó el fin de semana su principal escollo para ser reelegida presidenta del PP asturiano, al ver cómo continúa al frente del partido en España su protectora Dolores de Cospedal, que seguirá siendo secretaria general aunque dará la cara con mucho poder Fernando Martínez-Maíllo. El nombramiento de éste vaticina la salida de la ministra de Defensa más pronto que tarde, aunque en dos tiempos (como gusta a Rajoy).

El caso es que Cherines (que debe su apodo a una mezcla entre Merche –diminutivo de su nombre– y a Margaret Thatcher –con quien se la iguala en autoritatismo, de ahí Thatcherines–) mantiene el respaldo para ser jefa en Asturias, aunque aquí no la soporta nadie y tampoco se la respeta porque nunca ha ganado unas elecciones (fue candidata en seis ocasiones y perdió siempre).

En el inminente congreso regional de los conservadores puede que haya una candidata alternativa, la avilesina Carmen Maniega, pero no tiene entidad para ganar. La tendrían Gabino de Lorenzo y su sucesor Agustín Alvarez Caunedo, aunque los dos quieren conservar sus puestos (delegado del gobierno y portavoz municipal en Oviedo, respectivamente), así que no van a plantar cara.

De modo que todo apunta a que el congreso asturiano del PP será un paseo militar para Cherines. Falta un mes.

Comentarios

Entradas populares de este blog

El 'chapero' Nicolás

La Gastronomía y la naturaleza humana

LECTURAS SOSEGADAS / Periodistas inmundos y 'non gratos'