EDITORIAL / Vergüenza

Da vergüenza escuchar las explicaciones de La Moncloa sobre la conversación telefónica entre Mariano Rajoy y Donald Trump, que pretenden dar a entender que el gallego es ya una figura internacional relevante. Pero lo que prueban es que es sólo un indecente a quien le importa menos su población que la opinión de un presidente estadounidense.

Sostiene el gobierno que su presidente es un estadista relevante para su homólogo de Washington, cuando lo que demuestra la conversación es que es un pusilánime vergonzante –por no llamarle otra cosa que prohíbe la buena educación–. Porque en el conflicto entre EEUU y México se ha puesto con los gringos, pese a lo mucho que debe su país a los aztecas... por no decir que aún hoy hay allí muchos compatriotas.

La traición de Rajoy a lo español es tal que hace olvidar hasta la vergüenza que produce saber que ha defraudado millones de euros a Hacienda su otrora jefe absoluto Rodrigo Rato. O la vergüenza que da ver cómo el PP acusa a los demás de la muerte de Rita Barberá, que falleció por cirrosis haciendo honor a unos vicios que conocía toda Valencia.

Da vergüenza a los ciudadanos comprobar la desvergüenza de algunos de sus políticos.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Whisky en la copa

¿Cómo satisfacer las demandas de la población?

El 'chapero' Nicolás