EDITORIAL / Pudieron

La izquierda pudo gobernar España –como algunas ciudades y comunidades–, pero no lo hizo por las mutuas reticencias de PSOE y Podemos, así como de Izquierda Unida. Y, de hecho tenía pendiente de escribir una doctrina para sus acuerdos, como demuestra el caso de Asturias –por no ir más lejos–, donde todos están juntos en Oviedo, se pelean de vez en cuando en la región y se odian a muerte en Gijón. Pero esos tiempos acaba de dinamitarlos Javier Fernández, desde la gestora de Ferraz.

El ingeniero de Mieres deberá estar tiempo en Madrid, si quiere restañar las heridas de sus conmilitones (o "coser el partido", como se dice ahora). Y ello le impedirá seguir al frente del Principado, donde incluso una gestión no brillante es exigente en tiempo y forma. Así que no podrá estar día sí y día también en los medios nacionales, como hacía Dolores de Cospedal cuando presidía Castilla-La Mancha y era 'números dos' del PP español.

La deriva proAndalucía de Javier tendrá, además, consecuencias importantes en esta tierra, donde ha herido de muerte la moción de censura en Gijón y ha condenado los Presupuestos de Asturias al fracaso (salvo que los apoye Cherines); y si no se ha cargado el tripartito de Oviedo es porque el alcalde socialista se mantuvo firme en el 'no es no', como su militancia.

Pero no todo es culpa suya, sin embargo; si Podemos no está en La Moncloa desde hace meses es porque se creyó el sorpasso y prefirió repetir las elecciones creyendo que iba a superar a los socialistas... no lo hizo y puso a Pedro Sánchez a los pies de los caballos. De modo que ahora aquella oportunidad de alternativa ya no existe.

Durante meses, Rajoy volverá a presidir España, aunque no lo hará con el rodillo 'facha' de los últimos años. Al contrario que cuando Aznar, el PP tendrá que afrontar una legislatura en minoría después de otra con mayoría, así es que la segunda será mejor que la primera. O, si no, deberá convocar elecciones en unos meses.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Vacaciones

Acogida sí, guerra no

EDITORIAL / Decíamos ayer...