EDITORIAL / Rebeldes

El tiro que dio un sector influyente para hacerse con la dirección del PSOE está a punto de salir por la culata a los conspiradores, que en 48 horas han convertido a Pedro Sánchez en el líder de la izquierda que nunca fue. Cuatro de cada cinco militantes del partido con sede en la calle Ferraz y una proporción mayor de simpatizantes confían ahora en el madrileño como no lo habían hecho nunca y eso va a animarle a presentarse a las primarias socialistas, una jugada que –de salirle bien– le repondría frente a Mariano Rajoy más legitimado que nunca para decirle "no es no".

Así que la jugarreta que ha dirigido la andaluza Susana Díaz contra el secretario general de su partido puede acabar siendo efímera, aunque de ello parece no haberse dado cuenta el ingeniero asturiano Javier Fernández, cooperador necesario en el golpe palaciego que se ha puesto al frente de los conspiradores como presidente de la gestora que dirige el PSOE.

Esa dirección provisional tiene que actuar rápidamente para que se consiga el objetivo último de la operación, que es que Rajoy siga siendo presidente del Gobierno. Para eso, los socialistas deben permitir la investidura del gallego antes de final de mes... antes de que se celebren las primarias y de que haya otra dirección en Ferraz distinta de la actual.

Puede que todo esto sea una trama urdida por Felipe González (y ejecutada por sus amigos José Bono y Juan Luis Cebrián... por cierto, tres de las mayores fortunas recientes de España), aunque también puede que nada haya llegado a su fin en este sainete en el que la Díaz y el Sánchez pueden no haber sido más que peones de una operación de más calado. Habrá que estar atento estos días...

Comentarios

Entradas populares de este blog

Vacaciones

Acogida sí, guerra no

EDITORIAL / Decíamos ayer...