Cambio de copla

Por Fernando López Agudín

Estos diez primeros días de octubre han generado un auténtico terremoto en la izquierda española. En el primer sábado, la defenestración de Pedro Sánchez, en el segundo, la consagración de facto de Pablo Iglesias como único líder de Unidos Podemos; son movimientos que han variado sustancialmente el escenario político del PSOE y de Unidos Podemos. La fragmentación socialista no ha hecho más que empezar, sobre todo por la previsible abstención en la investidura de Rajoy; la paralela consolidación de la unidad de Unidos Podemos, en la pasada reunión del Consejo Ciudadano, marcan un decisivo punto de inflexión en la oposición a la política de recortes del Partido Popular y de su satélite Ciudadanos. La copla, “ni contigo ni sin ti tienen mis males remedios”, que cantaba la izquierda mirando al PSOE puede ya dejar de cantarla.

Efectivamente, en los nueve meses transcurridos de este 2016 no han dejado de escucharse los constantes lamentos de Unidos Podemos por el zigzagueo continuo del socialismo. Ni sin el PSOE, ni con el PSOE, ha podido avanzar un milímetro la construcción de una alternativa progresista. En febrero, porque Sánchez mordió la manzana podrida de Rivera; en junio, porque rechazó la compañía de Iglesias y en septiembre, porque fue decapitado por intentar pactar una mínima alternativa progresista. La copla del “ni contigo ni sin ti tienen mis males remedios” encabezó los cuarenta principales de la izquierda. En conclusión, cabría afirmar que “ni sin el PSOE, ni con el PSOE, Unidos Podemos”. Como consecuencia, mucho más Rajoy, Partido Popular, más Rivera y Ciudadanos.

El golpe de estado contra Sánchez, que continúa rechazando la militancia (ya se han recogido más de 60.000 firmas de las 90.000 necesarias para convocar un congreso extraordinario), ha abierto el camino al sorpasso de Podemos que las urnas del 26 de junio habían cerrado. Es un hecho, patente en todos los sondeos publicados, que el Partido Socialista ha pasado a ser la tercera fuerza política. No porque los morados hayan avanzado, apenas han subido algo más de un punto, sino por el retroceso de los socialistas. No avanza la izquierda, retrocede. Pero esta nueva correlación de fuerzas en su seno, aún cuando solo son encuestas, varía bastante todas las perspectivas políticas de una sociedad como la española carente hasta ahora de una alternativa progresista.

Esto significa que Iglesias encabezará la oposición al ocupar todo el espacio cedido por unos golpistas de Ferraz que no saben como consolidar su golpe. Hay que tener en cuenta que a la rebelión de las bases hay que sumar el duro choque de trenes entre el socialismo catalán y vasco con el socialismo caciquil andaluz. En este contexto, la tarea anunciada de los diputados morados– combinar la presión institucional desde arriba con la presión social desde abajo en la calle– va a ser un revulsivo para los muchos socialistas contrarios a este PPOE que se presentará absteniéndose en la votación de Mariano Rajoy. La intervención de su representante en el pleno de investidura, se habla de Antonio Hernando, va a potenciar la agitación en el socialismo español contra quien como este portavoz del no es no es calificado ya como traidor.

Conviene no confundir el final del felipismo, bien evidente en su incapacidad para continuar controlando Ferraz, con la agonía del Partido Socialista. El PSOE es anterior y posterior a Felipe González. Su crisis de hoy no es terminal, sólo es expresión de la enfermedad senil derechista que padecen todos los autores intelectuales del reciente golpe. Corre el serio peligro de pasokizarse, pero lo que hoy sucede en su interior indica que hay una seria resistencia de los militantes. Se oponen a que la derecha del PSOE regale su histórica sigla a los poderosos para que la utilicen como cobertura de Rajoy y su política antisocial. Es cierto que toda esta protesta es confusa, caótica y contradictoria; sin embargo, no hay que olvidar que el PSOE que integró el Consejo de Estado de la dictadura de Primo de Rivera, pocos años más tarde firmaba un pacto progresista en defensa de la II República. Si la depresión del año 1929 provocó este giro ¿por qué la depresión del 2007 no lo va provocar?

Termina ahora esta copla maldita, no hay que olvidarlo, porque ya el PSOE no se encuentra por encima del resto de la izquierda. Ni en España, ni en Cataluña, ni en Euskadi, ni en Galicia. El dilema real no era con o sin el PSOE, sino con el PSOE por debajo o por arriba de Unidos Podemos. Justo porque el  reciente golpe de estado contra Sánchez ha colocado como primera fuerza de la izquierda a los morados, cabe ahora vislumbrar en el horizonte la posibilidad de una unidad de la izquierda. Esa alteración obliga a los militantes socialistas a situar a su sigla en el terreno de la izquierda. Precisamente para intentar evitarlo, toda la derecha ha intervenido e interviene política, mediática, social e ideológicamente en el PSOE para adecuarlo a sus intereses con la ayuda de la gestora Fernández.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Vacaciones

El 'chapero' Nicolás

EDITORIAL / Decíamos ayer...