La ecotasa vuelve a cobrarse en Baleares

Por Domingo Sanz

El impuesto supondrá el pago de una tasa diaria de entre 0,25 y 2 euros, según la temporada, para los visitantes del archipiélago mayores de 15 años que se alojen en establecimientos reglados, incluidos los residentes en Baleares.

Entre los veranos de 2001 y 2002 la Ecotasa recaudó 160 millones de euros, lo que hace pensar que, de no haber sido suprimida en 2003 por el PP, en sus quince veranos de vigencia y siendo muy prudentes, la ecotasa hubiera supuesto unos ingresos de 1200 millones de euros, que en realidad hubieran sido muchos más, pues desde aquellas revueltas en los países árabes que comenzaron en diciembre de 2010, se multiplicó el número de turistas miedosos que aún nos siguen visitando. Si a la expansión del negocio le añadimos el perfeccionamiento lógico en el cobro del impuesto, 2000 millones de euros parece una estimación mucho más realista.

También es el momento de entonar un canto fúnebre por aquella Tarjeta Verde que se inventó el mismo Matas para disfrazarse de ecologista tras derogar la Ecotasa, y cuyos restos amontonados, miles de unidades, aparecieron años después en un escondrijo público y medio en ruinas, del nordeste de Mallorca.

Para explicar su posición contra aquella Ecotasa, desde el PP dijeron que los turistas dejarían de venir a Baleares. O aprovecharon amenazas que han pasado a la historia, como la del empresario Escarrer cuando, una semana antes de las elecciones, consiguió colocar en las portadas el imposible de que se llevaría sus hoteles Meliá a Canarias según a quien nombrara Consejero de Turismo el gobierno que saliera de las urnas.

Sin salir del turismo regresamos al presente y constatamos que la demagogia de ciertos políticos todo lo soporta, sobre todo si está afectada por el entusiasmo fugaz que les ha proporcionado el 26J. Ante las buenas cifras del sector también para esta temporada, una líder del PP ha exigido “recordar”, extraña palabra procediendo de quienes quieren borrar sistemáticamente el pasado, que la recuperación había comenzado con ellos, obviando al presidente del BCE por un lado, y a Mohamed Bouazizi por otro, el hombre que, sin pedir ni un euro a cambio y ni siquiera proponérselo, más dinero ha conseguido desviar hacia Baleares en toda la historia.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Whisky en la copa

¿Cómo satisfacer las demandas de la población?

El 'chapero' Nicolás