EDITORIAL / Austria y Cuba

Europa despertó ayer de su pesadilla miedosa sobre Austria, de la que recibió una malvada sorpresa hace tres cuartos largos de siglo, cuando Adolf Hitler puso en marcha el 'punch' ultraderechista de la cervecería que culminó con el nazismo y su Segunda Guerra Mundial. Y el temor de ahora a Austria ha terminado con una sorpresa: en Viena habrá un gobierno ecologista, el primero de Europa de su color, que representa hoy la verdadera izquierda.

De manera que habrá en toda la UE gentes muy enfadadas con Austria por haber votado en verde, aunque serán muchas menos que si el electorado hubiera optado por el negro del fascismo (como ha hecho Estados Unidos al elegir a Donald Trump). Así es que en casi un siglo el mundo se ha dado la vuelta: Centroeuropa es democrática y EEUU se ha vuelto fascista.

En realidad, puede que todo lo que pasa en el mundo no sea otra cosa que una relectura de los preceptos que provocaron hace siglos el Cisma del Cristianismo; con los reformistas –o protestantes de Alemania y Austria–, por un lado, y los católicos –es decir, la contrarreforma de Roma–, por el otro.

Cuba enterró ayer a Fidel Castro, cuya muerte se puede ver como adiós del antiamericano por antonomasia ahora que todos vamos a descubrir con Trump lo peor del imperio, aunque ésta de la ideología es una batalla de décadas y la de las iglesias de Occidente es cuestión de siglos...

Habrá que ver cómo termina, al final, la guerra entre las dos visiones del mundo.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Vacaciones

EDITORIAL / Decíamos ayer...

Acogida sí, guerra no