EDITORIAL / Adiós, Rajoy

El rey de España finaliza esta semana su segunda ronda de contactos con los portavoces de los grupos del Congreso de los Diputados, tras la cual recibirá otro plantón de Mariano Rajoy, que sólo seguirá en La Moncloa si se repiten las elecciones... y las gana, lo que es mucho decir; que se repitan las elecciones y que las gane Rajoy.

A día de hoy, el único aspirante a gobernar el país que no daría calabazas a Felipe VI es el socialista Pedro Sánchez, que ha regateado la presión de sus 'barones' (líderes regionales y santones del partido) aludiendo a la militancia para que decida, aunque no lo tendría fácil para cerrar algo; necesitaría un acuerdo con Podemos y otros o un pacto con Ciudadanos.

Así que la cosa está cruda: Rajoy tiene difícil seguir mandando y Sánchez no lo tiene fácil. De manera que el Rey arriesgará mucho con cualquier cosa que decida proponer: ni el guapo Pedro tiene asegurada su investidura ni el feo Mariano tiene clara su salida (lo que no es de extrañar: no ha habido en España un gobernante tan mentiroso como él).

La realidad es ésta: el gallego y los suyos sólo seguirán gobernando si la izquierda no logra echarle; y si se imponen al repetir las elecciones. El primer extremo es posible, pero no el segundo... y ni uno ni otro son probables si quienes tienen que entenderse son Ciudadanos y el PSOE.

Porque, aunque media España lleve tiempo viendo el partido de Albert Rivera como una muletilla del PP, el catalán no puede apoyar al gallego mientras éste sea sumo sacerdote de una gente corrupta de la cabeza a los pies porque eso acabaría con aquél. Enfrente, PSOE y Podemos se odian como lo hacen socialistas y comunistas desde cierta Internacional; así que la gran coalición es de conservadores y socialistas... sí, pero de Ciudadanos y el PSOE.

Comentarios

Entradas populares de este blog

El 'chapero' Nicolás

La Gastronomía y la naturaleza humana

LECTURAS SOSEGADAS / Periodistas inmundos y 'non gratos'