EDITORIAL / Trenes

Alerta el gran diario regional sobre el previsible mal futuro de las líneas de FEVE en la región (donde mucha gente llama a esta empresa "El Feve", por su vinculación con ella), cuya continuidad deberá ser discutida por el nuevo Gobierno de España, porque en diciembre caducó su condición de 'Servicio Público' –lo que obliga a mantenerla, por muchas pérdidas que tenga– mientras cumplir los requisitos que necesita para renovarla precisa una inversión de 1.500 millones de euros, que el Principado no tiene.

O sea que la única esperanza de Asturias está en manos del Ministerio de Fomento... de la gallega Ana Pastor, si continúa mandando Mariano Rajoy; o de su nuevo titular, si llega a La Moncloa el socialista Pedro Sánchez. Que la primera es enemiga declarada de esta tierra ya lo ha dicho este medio, a raíz de su decisión de cerrar en Gijón y llevarse a Vigo la autopista del Mar con Francia; pero es que del segundo no se conoce ni el nombre.

Así es que el futuro del tren aquí es más negro que ese carbón por el que se pelean la FSA y Podemos; y la situación tiene un culpable: la empresa ALSA, que siempre presionó todo lo que pudo para consolidar su monopolio. Pocos asturianos lo recordarán, pero hubo un tiempo en que todos los medios de comunicación regionales llevaban publicidad suya (en el periódico era muy evidente, con una tira en la portada... un faldón, se dice en el gremio), así consiguió que no hubiera tren al aeropuerto, por ejemplo.

De aquello hace tiempo, pero no del abandono del tren: primero fue Francisco Álvarez Cascos (cuyo padre fue socio fundador de la sociedad anónima Autobuses de Luarca) y luego el mierense Javier Fernández. De modo que así se llega a la situación de hoy, cuando FEVE-Asturias está a un paso del cierre, como alerta el gran diario regional.

Comentarios

Entradas populares de este blog

El 'chapero' Nicolás

La Gastronomía y la naturaleza humana

LECTURAS SOSEGADAS / Periodistas inmundos y 'non gratos'