EDITORIAL / Erasmus

Hay una fiesta Erasmus bajo la ventana de 'Astures' y este medio celebra que los nuevos universitarios de la Unión vayan a crecer sin los prejuicios de la vieja Europa, que durante siglos se han peleado por minucias como las que atenazan hoy a esta tierra...

La Fundación Princesa de Asturias entrega este viernes sus Premios2015 con todo el boato que caracteriza su protocolo y alguna gente piensa manifestarse en Oviedo: unos a favor y otros en contra; son dos formas de posicionarse ante un acto que caracteriza al principado.

Es una mala noticia para la región, que siempre transmitió a los galardonados cariño y un apoyo cerrado... que ellos agradecieron siempre mucho más que la dignidad de quienes son titulares de los premios. Porque si es verdad que la convocatoria se llama 'Príncipe' y que su entrega la presiden unos 'reyes', el espíritu de los premios aplaude la concordia y acerca los saberes al pueblo, de modo que pocas pueden ser más republicanas.

Pero sucede que los pijos se han adueñado de la Fundación en su última etapa y que los críticos han encontrado en ese extremo un aspecto que combatir... sin darse cuenta de que con ello ponen en peligro todo lo demás que significan los galardones.

Que son los mejores premios de Europa (del elitismo de los Nobel ya se hablará aquí otro día) y que las nuevas generaciones verán como se debe... porque la fiesta Erasmus sigue bajo la ventana de 'Astures' y es evidente que esta generación ya no es la de la vieja UE.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Vacaciones

Acogida sí, guerra no

EDITORIAL / Decíamos ayer...