Más tiempo de educación para las niñas

Por Malala Yousafzai 

A veces la gente me pregunta por qué es importante que las niñas vayan a la escuela, y creo que lo que de verdad hay que preguntarse es por qué las niñas no deberían tener derecho a ir a la escuela, señala Malala en una iniciativa en change.org para que la Alianza Mundial para la Educación dedique más recursos a esta iniciativa.

Mi valiente amiga Muzoon, de Siria, con tan sólo dieciséis años va de tienda de campaña en tienda de campaña en su campo de refugiados de Jordania alentando a las niñas a seguir en la escuela. Mi hermana Amina, en el norte de Nigeria, donde Boko Haram tiene amenazadas a las niñas simplemente por querer aprender, apoya a niñas pequeñas que quieren seguir yendo a la escuela.

Hay más de 60 millones de niñas en todo el mundo que comparten el deseo de poder tener una educación, pero sin embargo no tienen la oportunidad de ir a la escuela o tienen que dejarla antes de tiempo. Juntos podemos cambiarlo.

En septiembre los líderes mundiales acordaron prometer 12 años de educación primaria y secundaria gratuita, segura y de calidad para todos los niños y niñas como parte de los nuevos Objetivos de Desarrollo Sostenible de Naciones Unidas. Este compromiso significa mucho para esos millones de niñas, que ansían una vida mejor. Pero un compromiso sólo cuenta si se cumple. La Alianza Mundial para la Educación (AME) debe liderar la defensa de este compromiso, al igual que ha liderado el apoyo a los nueve años de educación para millones de niños hasta la fecha.

La AME es una importante fuente de financiación de los sistemas educativos de algunos de los países más pobres del mundo. Hace posible un enorme trabajo para ayudar a estudiantes de todo el mundo y todos los días. Cuando los países destinan dinero de su presupuesto de cooperación a la educación, una gran cantidad va a parar a la AME, y en diciembre su Consejo Administrativo determinará cómo más de 60 países de todo el mundo van a usar ese dinero.

Actualmente la AME está centrada en financiar nueve años de educación gratuita y de calidad para las niñas de estos países. Por eso pedimos al Consejo de la AME que vote para extender este período a doce años completos de educación primaria y secundaria, y que los donantes de la AME den un paso más allá y donen más dinero para que las niñas puedan tener la oportunidad de completar también la enseñanza secundaria. Un cambio como éste tendrá un efecto dramático sobre la vida de millones de niñas de todo el mundo, que serán capaces de convertirse en las líderes, profesoras y científicas que siempre quisieron ser y nuestro mundo necesita.

Tengo la suerte de despertar todos los días sabiendo que puedo recibir una educación primaria y secundaria gratuita y de calidad, pero yo no debería ser la excepción. Ha llegado el momento de unir nuestras voces y conseguir un cambio para nuestras hermanas alrededor del mundo.

Únete a nosotras y pide a la AME y a sus donantes que lideren el camino para conseguir 12 años de educación primaria y secundaria para las niñas de todo el mundo y aporten los fondos necesarios para hacerlo realidad.

Malala Yousafzai es una estudiante, activista y bloguera pakistaní. Ganadora del Premio Nobel de la Paz en 2014, a sus 17 años. Actualmente reside en Inglaterra, después de haber sufrido un atentado talibán por negarse a abandonar la escuela a la que acudía normalmente en su aldea natal en Pakistán

Comentarios

Entradas populares de este blog

Vacaciones

Acogida sí, guerra no

EDITORIAL / Decíamos ayer...