La izquierda se hunde en América Latina

Por Pablo Gómez Álvarez

Entre tres y cinco millones de personas han salido a la calle en Brasil recientemente para exigir la destitución de la presidenta Dilma Rousseff y el regreso de la derecha. El hecho ocurre después de que Evo Morales fracasara en su intento de modificar la Constitución para darle la opción de ser reelegido una vez más; luego de que la izquierda peronista y católica de Argentina, siempre difícil de entender, fuera desalojada de la presidencia por una derecha más bien inspirada en el defenestrado menemismo que llevó al país al desastre; y luego de que el aventurero Nicolás Maduro condujera al Partido Socialista Unido a una horrible derrota en medio de una profunda crisis económica mil veces anunciada en Venezuela a cuyo frente, por así decirlo, se encuentra un gobierno que no ata ni desata.

Brasil está en recesión económica pero el factor político dominante no es ese, sino la corrupción. Petrobras, la empresa petrolera estatal, ha sido usada como ariete para hacer fortunas y financiar proyectos personales e, incluso, posiblemente partidistas. Y, en el colmo, Luiz Inácio Lula Da Silva, principal figura de la izquierda brasileña, es acusado de haber firmado o consentido un contrato con algunos muy ricos amigos suyos para poseer, habitar o comprar un departamento de lujo. El punto político es que esos amigos también habían hecho negocios sucios con Petrobras, lo cual enreda la situación al extremo.

El nombramiento de Lula como ministro-jefe, una especie de primer ministro, que según se anunció había sido suspendido por un magistrado, se consumó en el Palacio de Planalto de tal forma que el líder histórico del Partido de los Trabajadores asumió un cargo que le otorga inmunidad.

En todo ese hundimiento de izquierdas en América Latina aparecen complots de empresarios, medios de comunicación y políticos de diversas tendencias, como es natural aunque nada los justifique, pero el caldo de cultivo lo ha creado la izquierda gobernante, su alejamiento de objetivos fundamentales, su renuncia a grandes luchas al lado de la gente, su petulancia y su pragmatismo político elemental, es decir, su apoltronamiento y su oportunismo, el cual es el retiro del programa propio en aras de aprovechar las coyunturas favorables. ¿Favorables a qué?

No hay izquierda funcional sin grandes objetivos populares, luchas de masas, críticas profundas, discusiones honradas. Pero, además, la corrupción es el mayor veneno de las izquierdas. Sabemos que lo de Petrobras no es nada comparado con el inveterado saqueo de Pemex, el cual va mucho más allá de sucios negocios, como los denunciados en Brasil, pero el PRI es el eje del Estado corrupto mexicano, mientras se suponía que el PT de Brasil iba a ser el partido de las manos limpias y la frente en alto.

Si Lula vuelve al gobierno para enfrentar desde ahí lo que su partido denomina el golpe de Estado, será también para evitar que un juez resuelva someterlo a proceso penal. Esto lo sabe todo el mundo, pues los ministros son enjuiciados por el Tribunal Superior. Por lo pronto, la policía federal graba las conversaciones telefónicas de Lula, inclusive una con la propia presidenta de la República, lo que no sería anómalo dentro de una investigación. Mas, el agravio descarado es que la ha dado a conocer subrepticiamente a los medios de comunicación diciendo que Lula y Rousseff conspiraban. Brasil está que arde, y la mayor responsabilidad no puede corresponder más que al partido gobernante.

Si esa izquierda terminara por hundirse habría que replantearlo todo, pero si se estancara la confrontación política en Brasil, lo cual es de dudarse, también se haría necesario volver a estudiar todo desde un principio. Así es esto.

Pablo Gómez Álvarez es senador mexicano por el PRD.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Vacaciones

El 'chapero' Nicolás

EDITORIAL / Decíamos ayer...