Adanes y zascandiles

Por Jorge de Quintes

En un sorprendente mitin político pronunciado en la jornada de reflexión de las elecciones andaluzas, el presidente del Gobieno y del Partido Popular, Mariano Rajoy afirmó que su partido iba a impedir que los "adanes" de la política que "florecen por doquier" vuelvan a llevar a España a la misma situación de hace cuatro años. Rajoy alertó de que gobernar no es "cosa de amateurs" ni de "comentaristas", sino que requiere de gente con coraje, con ganas, con fuerza y que sepa de lo que habla. "El PP esta aquí, a disposición de los españoles, no de los zascandiles", dijo también.

Cuando sólo habían transcurrido 24 horas de estas divertidas declaraciones para sus fieles, los comicios en Andalucía rechazaron con bastante claridad las políticas del primer ministro y pusieron a jugar a un montón de estos amateurs, comentaristas, adanes y zascandiles. Puede alegar el mandatario que el bipartidismo sigue imperando, y es verdad, pero no debería cerrar los ojos a que el mayor descalabro en Andalucía se lo ha llevado su partido. Un bofetón en toda regla que apunta a los deseos de cambio de los electores. El que menos ha cambiado es el que más pierde. Curioso.

En este primer experimento de lo que algunos llaman ya la segunda transición en el país el más perjudicado ha sido el partido del Gobierno Central. La recuperación económica deberá acelerar mucho en los próximos meses si el Partido Popular quiere seguir tocando poder. A la primera, los andaluces no parecen haberse creído mucho la propaganda oficial. Porque lo que se siente siempre con agrado son los billetes en el bolsillo y esos, de momento, parecen que caen en las faltriqueras de algunos amigos de los que mandan.

Como no empiecen a dejar que muchos más participen de la fiesta económica van a seguir aumentando los adanes y los zascandiles, lo que llevará a que la marea cambie el flujo hacia otros derroteros. Pronto se resolverán las incógnitas.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Vacaciones

El 'chapero' Nicolás

EDITORIAL / Decíamos ayer...