EDITORIAL / Falta sangre

Los asturianos han respondido masivamente a la petición de sangre por parte de sus autoridades y han acudido a donar en masa, lo que resolverá las carencias en breve pero no debería ocultar la ineficiente gestión de la que éstas resultan.

Porque nunca debieron de suspenderse operaciones por falta de plasma... y si había riesgo de desabastecimiento debía haberse llamado a la participación antes. Ningún gestor sanitario debería olvidar nunca que esta tierra es muy solidaria y jamás va a desatender una llamada en ese sentido.

Y, seguramente, también debería pensarse en captar a las nuevas generaciones para la donación, toda vez que la responsabilidad del abastecimiento no puede residir sobre unas gentes que se van haciendo mayores y no pueden seguir teniendo obligaciones.

A nadie deberá ocultársele que la población asturiana se hace mayor y sus servicios sociales deben regenerarse sobre la base de involucrar a sus jóvenes. Es obvio que ello obligará a renovar algunos discursos, pero también lo es que muchos de ellos son insostenibles.

En cualquier caso, la gestión de las reservas de sangre en Asturias ha sido una catástrofe y la responsabilidad de sus autoridades no puede dejarse pasar, así que o Sanidad toma medidas o el presidente del Gobierno debería actuar en la Consejería.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Vacaciones

El 'chapero' Nicolás

EDITORIAL / Decíamos ayer...