Más poesía

Por Susana D. Tejedor
 
Quisiera recitarles una poesía,
Ahora que la noche no es aún fría…
Y a lo lejos un pájaro pía….
Y así completo una poesía…

 
¿Verdad que es horrible, aunque rime? Han pasado muchos años y muchas discusiones literarias para establecer lo que es poesía, y, al margen de las palabras del gran escritor romántico español, Gustavo Adolfo Bécquer, “¿Qué es poesía?, dices mientras clavas/ en mi pupila tu pupila azul/.¿Qué es poesía? ¿Y tú me lo preguntas?/ Poesía... eres tú”, la poesía es simplemente….poesía. No creo que haya una definición absoluta y precisa que encierre todo lo que este género literario significa.
 
Cuento esto porque hoy se celebra en todo el mundo el Día Internacional de la Poesía. Ya estamos, de nuevo, con la celebración de un Día de… Pero ya que están las cosas así establecidas, es un buen momento para recordar que los mayores cantos al amor y al desamor los han contado nuestros autores a través de sus poemas.
 
Poesía es Bécquer, y Neruda, y Lorca, y Alberti, y Miguel Hernández, y también Rubén Darío y Antonio Machado, y Baudelaire, y Wilde, y…. muchos más nombres que ustedes conocerán y otros muchos que han pasado de puntillas en este difícil mundo literario.
 
En nuestra tierra, en Asturias, también han surgido grandes nombres que han expresado a través de la poesía sus desgarros, sus fracasos amorosos, sus añoranzas, sus fantasmas, sus adioses. Fernando Beltrán, Ricardo Labra, Pelayo Fueyo, Francisco Álvarez Velasco, Ramón de Campoamor, Alfonso Camín, Miguel Rojo, Antonio Gamoneda... y sigue una lista interminable de nombres que forma parte ya de la gran familia poética.
 
Dice la Unesco, que es quien establece la festividad de esta jornada, que “la poesía es una manifestación de la diversidad en el diálogo, de la libre circulación de las ideas por medio de la palabra, de la creatividad y de la innovación”.
 
También asegura la organización internacional en su proclamación que “la poesía invita a reflexionar sobre el poder del lenguaje poético y el florecimiento de las capacidades creadoras de cada persona”. O sea, que en este país claramente hace falta más poesía. Porque falta comunicación. Y entendimiento. Y apoyos. Y cultura. Y creatividad. E innovación.
 
Y sobran miedos, angustias, fantasmas, tristezas, lágrimas, desamor. Es decir, sin duda hemos adoptado una parte de la poesía, la trágica, sin saber disfrutar ni siquiera de ella.
 
Ya que nos dictan que hoy es el día más especial del año para el arte poético, creo que es un buen momento para leer o releer a alguna de las grandes plumas que en este sentido nos ha dado la vida. Que nos hace más libres.
 
Porque dentro de la triste/guirnalda del eslabón,/del sabor a carcelero/constante y a paredón, / y a precipicio en acecho,/alto, alegre, libre soy./ Alto, alegre, libre, libre,/ sólo por amor”.
 
¿A qué suenan mejor que los primeros versos de esta columna? ¡Qué grande fuiste, qué grande eres, Miguel Hernández!

Comentarios

Entradas populares de este blog

Vacaciones

Acogida sí, guerra no

EDITORIAL / Decíamos ayer...