EDITORIAL / Los tiempos de Rajoy

En la Política es habitual que los profesionales de los partidos encuentren una virtud que atribuir a cada nuevo líder, para garantizarse su apoyo, que suele estar en cuestión cuando llega a la cúspide. Y eso es lo que hacen las gentes del PP, que le atribuyen a Mariano Rajoy la bondad de "medir bien los tiempos", queriendo decir que él sabe mejor que nadie cuándo tomar cada decisión... y por eso es presidente del partido.

Pero, en el caso del gallego, esta supuesta virtud es una falacia: Rajoy es cobarde, vago y desidioso y si no ha decidido aún quiénes serán sus candidatos en mayo es por todo eso y no porque posponga esas decisiones para el momento más oportuno; por más que le vayan a halagar algunos cuando señale con el dedo... curiosamente aquellos cuya continuidad depende de él.

Asturias acaba de confirmar que Cherines Fernández será candidata a la presidencia autonómica y que Agustín Caunedo optará a seguir como alcalde de Oviedo, lo que sabía todo el mundo desde hace meses y ratifica que la ovetense de Gijón volverá a perder unas elecciones y que el listo sucesor de Gabino de Lorenzo será el hombre de la derecha para la capital.


En Gijón, en cambio, sigue sin saberse quién será el ungido por Génova y eso que el PP podría beneficiarse de la debacle de Foro, que intuyen hasta los suyos –ahí están los pasos atrás de Álvarez Cascos y Rafael Felgueroso, para confirmarlo–. De modo que las elecciones serán las del bipartidismo (literalmente, sin IU ni UPyD) y las de la eclosión de Podemos y Ciudadanos. Y, si no, al tiempo.

Comentarios

Entradas populares de este blog

El 'chapero' Nicolás

Los nuevos muros de Europa

La Gastronomía y la naturaleza humana