Hacia la legalidad de la marihuana en México

Por Teodoro Rentería

Podrán decir del presidente de México, Enrique Peña Nieto, lo que quieran y más en tiempos electorales, pero su decisión de dejar de estigmatizar per se a la marihuana, después de oponerse públicamente a ello, lo sitúa como un gobernante que sabe escuchar a la sociedad civil y de la misma a los expertos más calificados.

También su cambio de decisión para asistir a la reunión de la Organización de las Naciones Unidas, ONU, donde los líderes mundiales tenían que definir su postura sobre las drogas, es de reconocerse, puesto que su apertura al tema fue de un viraje más que significativo.

Prueba de ello, es que en menos de 24 horas anunció en acto masivo acompañado del secretario de Salud, José Narro Robles, el nuevo paradigma y enseguida envió la iniciativa al Legislativo de la Reforma a la Ley General de Salud y al Código Penal Federal.

Antes, el Jefe del Ejecutivo mexicano, en la ONU, había lanzado argumentos tan convincentes y conmovedores que le valieron haber sido interrumpido con aplausos en seis ocasiones, entre ellos sobresalen los siguientes:
“Inevitablemente, el negocio ilegal de estupefacientes ha generado muerte y violencia, principalmente en los países productores y de tránsito. Mi país forma parte de las naciones que han pagado un alto precio, un precio excesivo, en términos de tranquilidad, sufrimiento y vidas humanas; vidas de niños, jóvenes, mujeres y adultos. Como pocos, conocemos las limitaciones y las dolorosas implicaciones del paradigma eminentemente prohibicionista”.

Para luego proponer pasar del modelo “prohibicionista” que sólo ha criminalizado a los consumidores y entrar a una clara apertura, a la legalización de la marihuana con fines médicos o científicos, como parte de un decálogo de propuestas para hacer frente al problema.

Un día después, estuvo lista la Reforma que es, afirmó, el resultado directo de las propuestas y reflexiones expresadas en los Foros del Debate Nacional sobre el Uso de la Marihuana y agregó: es una iniciativa plenamente consistente con la postura recién expresada por México, ante la ONU.

La misma propone autorizar el uso de medicamentos elaborados a base de marihuana y/o sus ingredientes activos. En este sentido, estaría permitido otorgar registros de medicamentos que contengan marihuana y/o THC en el país, así como su importación.

Como todos los medicamentos, los elaborados con extractos de cannabis también estarían sujetos a estrictos controles sanitarios, debiendo demostrar la calidad, seguridad y eficacia de sus cualidades terapéuticas.

La reforma propuesta también prevé, autorizar la investigación clínica con fines de registro para productos que contengan marihuana y sus ingredientes activos.
Y muy importante, la iniciativa propone que no se considere delito la posesión, para uso personal, de hasta 28 gramos de marihuana, conforme a estándares internacionales. Esto quiere decir, que se dejará de criminalizar el consumo. La marihuana entrará en la legalidad.

Cientos de mexicanas y mexicanos, por no decir miles, serán liberados, pues la ley cuando es beneficiaria es absolutamente retroactiva.

De esta decisión, a la más sustantiva: acabar con la guerra absurda decretada en forma unipersonal por Felipe de Jesús Calderón Hinojosa y con ello que vuelvan a sus cuarteles las fuerzas armadas es un paso que se antoja inminente. El tiempo nos dará la razón.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Vacaciones

El 'chapero' Nicolás

EDITORIAL / Decíamos ayer...