Me gustaría que me creyeran

Por Ana María de Luis Otero

¡Ay, madre! Rita, ¡hija! ¿cómo te vamos a creer si todos contáis más trolas que Pippi a su padre!

Mientras Mario Conde enseña a sus hijos cómo se vive en la cárcel durante once años, la sociedad española que ya no se asusta por ná, enciende las luces de la portada monumental, la de Sevilla, digo, el Alumbrao, sin d, para que propios y extraños suban y bajen el Real con sus mejores galas. Mientras haya para jamoncito y rebujito, que manguen lo que quieran porque todos son iguales, o parecidos. Ahora quieren hacer una consulta popular, como todo se consulta, esto también, ¿quiere usted prolongar la feria dos días más? En vez de 6 días, 8 hijo, que no te da tiempo a ná…¡vaya tela!

Al final, la clase política, la casta como decía el mister que ya no lo es tanto, el de la chapuza de la Ley 25 de Emergencia, está teñida de un color semejante al de la mano que mece la cuna; esa que no sabemos cuál es, cómo es y a qué dedica su tiempo libre como decía José Luis Perales.

Entretanto hay fútbol que eso siempre es mejor que un Lexatín llegado el caso. Entre que chillamos, bebemos y nos acordamos de la abuela del árbitro, nuestra adrenalina se descarga, nuestras endorfinas se regulan y la vida tiene el mismo sentido que cuando nos quedamos prendados de La Que Se Avecina, Mujeres y Hombres y Viceversa, Adán y Eva, Sálvame  y esas lindezas que hace que no pensemos demasiado llegada ya la primavera y mediados de abril.

Como decía, la mujer de rojo, mira que la gusta el color a mi Rita, sufre una vez más atacada por el fiscal Horrach que ve más difícil creerla que otro poco, tras ver cómo una magistrada la apoya y añade que todo lo valorará el tribunal. ¡Qué tiempos aquellos del caloret! Esas inauguraciones y esos chupitos que dieron tanto que hablar pero que nadie podía probar. Y seguimos en instrucciones; lo nuestro son los juicios. Que si Noos, que si Panamá, que si vuelven las oscuras golondrinas, lo digo por Mario, el icono de los 90, el yuppie engominado que nos daba lecciones de moral y ética, el hombre que pudo gobernar y otras cosas que nos sugería en El Gato Al Agua, ¡ay de nuevo! ¿Y del Aloe Vera qué me cuentan?

Pues eso, que estará intentando recordar cómo se juega al mus en el trullo, cómo se hace uno amiguetes de nivel, y cómo palillo en boca, sorteas a la pasma cuando te vigila; esas cosas que llegado el momento el chavalote aprendió. Eran otros tiempos, otros años y no sé yo, si ahora con el callo duro, la espalda echa trizas estés, querido chorizo para dar clase de pitos y me llevo una. No sé, en peores cuadras nos hemos visto, ¿verdad?

La Pantoja tras operarse según dicen los colegas rosas, vuelve a cantar después del verano. Yo no sé si esto tiene arreglo. Quizá no, la película que ha batido récord es la del Kiki, sí, esa, la del amor se hace…filias sexuales en un calenturiento verano madrileño hacen que Dacrifilia, Elifilia, Somnofilia, Harpaxofilia...sean las formas de obtener placer. Ya lo sé, esto es para que nos lo hagan mirar pero es España y es lo que la gente ve, además de la telebasura, inexplicablemente, sí, pero lo ven.

Mientras todo esto sucede, no tenemos gobierno y Su Majestad el Rey ha dispuesto ya nueva fecha para ver si hay negociación posible, si hay un nuevo candidato o si volvemos a empezar. Dentro de poco llega el puente de mayo. No se atragante en la feria que entre baile y meneo, puede darle al jamón y acordarse de Rita, la cantaora. Y ya verá, cómo le creen esta vez.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Vacaciones

El 'chapero' Nicolás

EDITORIAL / Decíamos ayer...