Orgulloso de los míos

Por Joaquín del Río

Se me sale el corazón del pecho a la vista de lo que han montado mis colegas de investigación (no conozco otro Periodismo que no sea éste, dicho sea de paso; dado que el que procede de instituciones es sólo Publicidad, como decía Georges Orwell) con el asunto de Panamá. Que me confirma que el buen trabajo de mi profesión es siempre relevante.

Por razones que no vienen al caso, estuve en Toledo de 1992 a 1996 y desde allí llamó a Oviedo el entonces presidente autonómico (José Bono, un tipo del que el resto de España supo más tarde) para preguntar por mí. "Olvídate de comprarlo; es un periodista de raza", le dijeron en Presidencia del Principado... Amparaba allí una investigación y de entonces a hoy, cuando dirijo en mi tierra un digital que acaba de ver claro su futuro, a raíz de lo que pasa.

Será –de ahora en adelante– un diario de análisis y documentación que utilizará las redes sociales para difundir información, tras malgastar recursos en la batalla de la actualidad... una batalla que le supera ampliamente, ya que está dominada, en el terreno internacional, por agencias de propiedad judía; en lo español, por empresas del índice bursátil Ibex35; y en lo asturiano por compañías 'off shore', como se dice ahora... con dinero canario, vasco o dominicano. En todo caso, gente con las que es imposible competir sin una faltriquera.

No obstante, aprecio lo que hacen mis colegas buenos y lo aplaudo, para que mi gente no se equivoque con lo que suele ver en televisión. Aunque también digo que el periodismo de altura necesita editores grandes; y yo no los veo hoy en mi país. Así que no toda culpa es de los míos.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Vacaciones

Acogida sí, guerra no

EDITORIAL / Decíamos ayer...