Más soldados americanos en Siria

Por Eugenio García Gascón

Responsables americanos ha revelado que el presidente Barack Obama está “estudiando” el envío de más tropas a Siria, según han informado varios medios americanos en las últimas horas. La Casa Blanca no lo ha confirmado y se ha negado a hacer comentarios en ningún sentido.

En la actualidad hay alrededor de 50 militares americanos en Siria que básicamente trabajan como “consejeros” y no están desplegados en las líneas del frente, pero ahora la Casa Blanca está considerando incrementar significativamente ese número.

Obama prometió hace ocho años que sacaría a las tropas de Irak, y así lo hizo, aunque la situación no mejoró de ninguna manera. Es más, probablemente empeoró. El presidente ha intentado mantener a sus tropas lejos de los campos de batalla de Oriente Próximo durante sus dos mandatos, pero cuando faltan pocos meses para que abandone la Casa Blanca, todo indica que pronto veremos más tropas americanas en la región, tanto en Siria como en Irak.

Los Estados Unidos han cometido una multitud de errores desde los atentados del 11 de septiembre de 2001. Aunque durante sus dos mandatos Obama ha tratado de mantenerse alejado de los primeros errores, en Siria se han cometido, a partir de 2011 errores muy similares a los de Irak, si es que han sido realmente errores y no responden a una política deliberada, que también es posible.

El probable envío de más tropas a Siria e Irak no es en principio un nuevo error. No cabe duda que la medida se presentará como otro paso en la lucha contra el Estado Islámico. Ahora bien, es muy fácil que las nuevas tropas se vean implicadas directamente en el conflicto sirio en un amplio sentido, lo que volvería a ser un grave error.

El monstruo que se ha creado en la región, es decir el Estado Islámico y las decenas de grupos yihadistas que operan en Siria e Irak al lado del Estado Islámico, ha nacido y se ha desarrollado al calor del vacío de poder que ha creado la intervención extranjera que se ha justificado por el supuesto deseo de llevar la “democracia”.

Pero ahora no tenemos ni democracia ni estabilidad y la pérdidas humanas y materiales han sido de magnitudes bíblicas.

En este contexto, una intervención militar aún más directa de Estados Unidos en Siria e Irak es un arma de doble filo que puede hacer bien o puede hacer mucho mal según el uso que se haga de la intervención.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Vacaciones

El 'chapero' Nicolás

EDITORIAL / Decíamos ayer...