EDITORIAL / Jaque mate

La expresidenta de Madrid Esperanza Aguirre es la única dirigente territorial que se ha impuesto al presidente de su partido para designar las candidaturas locales para las elecciones de mayo, toda vez que ella misma optará a la Alcaldía a cambio de que su hombre Ignacio González no intente seguir siendo presidente de la Comunidad (...ganar por goleada es difícil, ya se sabe...)

La aristócrata ya llegó a primera línea del poder en la capital a través de una operación sucia (el Tamayazo, se llama; haciendo referencia a que compró el voto de dos exdiputados del PSOE cuando perdió frente al socialista Rafael Simancas), pero salió de él anunciando que quería disfrutar de su vida familiar, cuando su rival Alberto Ruiz Gallardón dejó el bastón municipal en manos de Ana Botella.

Y volverá de la misma forma, ya que ha obligado a Mariano Rajoy y Dolores de Cospedal a deshacerse del actual presidente regional utilizando el diario 'El Mundo' para resucitar el escándalo de éste con su ático en la costa mediterránea... un camino en el que consiguió una aliada inesperada en la actual Delegada del Gobierno, que va a ser la candidata que se enfrente al profesor Ángel Gabilondo.

Que Cristina Cifuentes era la preferida de Génova era un secreto a voces, pero que ésta haya operado a favor de Aguirre resulta de una jugada magistral de la malhablada alcarreña que ha obligado a arrodillarse ante ella al gallego tenebroso que es Rajoy.

En la misma reunión del PP, se hizo candidata para Asturias a Mercedes Cherines Fernández y se designó para Oviedo a Agustín Iglesias Caunedo; pero eso estaba claro desde hace tiempo, de modo que es irrelevante. En cambio, no se aclaró la baza de Gijón, así que habrá que esperar a que decida la gijonesa residente en Oviedo.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Whisky en la copa

¿Cómo satisfacer las demandas de la población?

El 'chapero' Nicolás