La nueva brujería

Por Joaquín del Río

Un reconocido entrenador de delfines ha muerto por la presión en su contra de las redes sociales, aunque no se sabe si el hombre se quitó la vida tras caer en el descrédito o si fue asesinado por algún seguidor justiciero.

Aunque los detalles no importan, porque el hecho ilustra bien la caza de brujas que caracteriza nuestro mundo, donde la tecnología ha democratizado la exigencia de responsabilidad, pero no la formación para ejercerla.

Los periodistas estamos acostumbrados a tratar con gente que quiere destruir la honorabilidad de otros; con maniobras para desacreditar alguna opción y priorizar otra; con despechados que quieren vengarse de quien les ha desairado; etcétera.

Pero la ejecutoria profesional va permitiendo subir escalones y tratar temas cada vez más delicados... Y a los usuarios de las redes sociales no les pasa eso, de modo que algunos utilizan su inocencia para predisponerles contra algo o alguien.

Es lo que le ha pasado a este entrenador de delfines, a quien un vídeo viral retrató como un taimado y el buenismo de los amantes de animales pudo condenarle a muerte.

Seguramente no será el último caso, pero debería servir para hacer pensar a más de uno; porque así se condenaba a las brujas en la Edad Media.

Comentarios

Entradas populares de este blog

El 'chapero' Nicolás

La Gastronomía y la naturaleza humana

LECTURAS SOSEGADAS / Periodistas inmundos y 'non gratos'