EDITORIAL / Una estación para Gijón

Asociaciones y entidades de Gijón se echaron ayer a la calle para exigir una estación como la que necesita la ciudad, que siendo la más poblada de Asturias (con diferencia) tiene un chamizo provisional para los trenes y una ruina inoperativa para los autobuses. Pero la historia de esta deficiencia es larga, así que hay que recordarla.

La ciudad creó hace trece años una sociedad llamada 'Gijón al Norte' para dilucidar el asunto. Una obra semejante necesita dinero y estaba previsto que éste saliera de la burbuja inmobiliaria, pero llegó la crisis, y ahora sólo puede proceder del Estado. Las inversiones del Estado las decide cada gobierno y el de ahora es del Partido Popular, que no puede aspirar a tener en la ciudad buenos resultados con la que ha montado, así que el PP dirige el dinero a otros sitios: muy significamente, León y Vigo, ya que en la primera puede ganar y en la segunda se la juega la ministra.

De modo que Fomento ha decidido condenar a la primera ciudad asturiana al desaire en sus aspiraciones... y las organizaciones de vecinos se resisten, aunque tienen poco que hacer, porque después de años adormeciendo la opinión pública han perdido el poder de movilizarla.


Por eso ayer sólo salieron a la calle en Gijón los partidos políticos (que tienen elecciones en dos meses, no se olvide) y unos pocos ciudadanos, pese a que la inexistencia de una estación decente en una localidad de casi 300.000 habitantes es un escándalo. ¡En el pecado llevan los políticos la penitencia!

Comentarios

Entradas populares de este blog

Whisky en la copa

¿Cómo satisfacer las demandas de la población?

El 'chapero' Nicolás