Freakies

Por Joaquín del Río

No voy a dedicar una línea a la nueva bobada 'en diferido' de Dolores de Cospedal –a propósito, otra vez, de la corrupción en su partido–, ni a la negativa de Villa a ir hoy a la Junta General del Principado –donde fue 'capo di capi' durante décadas–, así que vuelvo la vista a casa para ocuparme de las cosas de mi gente y me encuentro media profesión amenazada de despido.

Avisé hace tiempo de que 'El Comercio' había fichado como entrevistadora a Mercedes Álvarez y acabo de encontrarme con que 'La Nueva España' condena la corrupción en el SOMA, así que giro la vista a Madrid en busca de menos hipócritas y encuentro allí a mis ex compañeros Pedro J. y Casimiro [García Abadillo, su sucesor en la dirección de 'El Mundo'... uno de los colegas más grises que conozco] enfrentados por el giro editorial del diario de la calle Pradillo.

Entretanto, los compañeros no cercanos a la política sobreviven como pueden y hasta mis amigos hosteleros reniegan de lo que está pasando. Pero todos están obsesionados con Podemos porque se han dado cuenta de que algo de su época se está derrumbando.


Así que me tienta leer al híbrido Miguel Bosé apoyando a Pablo Iglesias o ver a Paquirrín cantándole a su encarcelada madre. Al final, va a resultar que los freakies son lo más inofensivo de lo que me rodea...

Comentarios

Entradas populares de este blog

Vacaciones

El 'chapero' Nicolás

EDITORIAL / Decíamos ayer...