Los excesos de México

Por Jorge de Quintes

Dicen los que lo conocen bien que México es el país de los excesos. Allí todo se hace a lo grande. Los ricos tienen unas fortunas inmensas (ver, por ejemplo, el caso de Carlos Slim, el hombre más rico del planeta); la capital es una de las ciudades más pobladas del planeta; para atravesar el país en avión se echa tanto tiempo como para ir de Madrid a Moscú; las comidas comienzan a las dos de la tarde y se juntan con las cenas y, por desgracia, la delincuencia es una de las más sanguinarias que se conocen.

Todavía el mundo sigue estremecido por el brutal asesinato de 43 estudiantes en Iguala a manos de los sicarios del 'narco'. No tiene una explicación para alguien que no viva en ese país cómo se puede atrapar, torturar y asesinar a sangre fría a unos jóvenes revoltosos porque se sospechaba que podían reventar el mítin de la mujer del alcalde que quería suceder en el sillón a su marido. Él mandaba sobre la Policía Municipal, corrupta hasta las entrañas, y ella reinaba sobre los asesinos de la droga en la más absoluta impunidad.

México, rico hasta la exageración, es un país fallido. La mayoría de los estados que lo conforman están dominados por los narcotraficantes y la policía. No se sabe qué es peor. Allí te recomiendan que si hay un control de carreteras de las mal llamadas fuerzas del orden no te pares. Vale más morir ametrallado cuando te saltas la orden de detenerte que lo que te puedan hacer si te detienes confiadamente. Circular por las noches está vedado para los que llevan una existencia sin saltarse lo establecido por las leyes.

Todo es aterrador y la gente vive escondida. Si secuestran un autobús cargado de pasajeros, algo habitual, y los hacen desaparecer a todos, nadie lo va a denunciar. Luego se establecen una penosas peregrinaciones de fosa común en fosa común, según se van descubriendo, para ver si alguno de los muertos es ese familiar que viajaba en el transporte que nunca debió coger.
México es un país simpático para los asturianos. Allí se refugiaron muchos después de la Guerra Civil, echaron raíces, montaron negocios prósperos y se llevaron consigo a muchos paisanos. El Centro Asturiano del DF, la capital, será seguramente el mayor de los muchos dispersos por todo el continente, por todos los continentes.


La masacre de Iguala puede ser la que haga reaccionar a un país que lo tiene todo para ser uno de los más poderosos pero que enmascara detrás de su desarrollo vertiginoso una situación catastrófica. Las autoridades deben poner freno a esa impunidad asesina y el mundo debería recordarselo de alguna manera cuando se recupere del estupor y el horror por esta matanza inenarrable.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Vacaciones

El 'chapero' Nicolás

EDITORIAL / Decíamos ayer...