Una recomendación

Por Victoria Toro

Gracias a ustedes y a 'Astures' por la comprensión y por la espera. La semana pasada fue algo caótica y eso me impidió cumplir con mi cita semanal con ustedes. Mis disculpas. Una vez superado el caos que provoca una mudanza, aquí estoy de nuevo.

Me he trasladado a vivir a un pueblo cercano a Nueva York, en el valle del Hudson. El lugar es espectacularmente bello, sobre todo en otoño. Pero además tiene historia. Y eso es lo que voy a contarles hoy. Al día siguiente de trasladarme aquí descubrí que uno de sus habitantes ilustres fue Martin Gardner.

Para aquellos que no le conozcan les contaré que Gardner fue uno de los divulgadores científicos más populares de Estados Unidos. Durante casi treinta años, desde 1957 hasta 1981, escribió la columna mensual de acertijos matemáticos en la revista 'Scientific American', una columna que consiguió hacer las matemáticas atractivas para miles de personas. Me gustan los matemáticos, así que me encanta Gardner. Pero es que además, Martin Gardner destacó por otra de sus ocupaciones: durante toda su vida luchó incansablemente contra las seudociencias.

“Son demasiado escasas las personas lúcidas y valientes que están dispuestas a defender el sentido común y la ciencia. Uno de los mejores, de los más serenos y el más indomable es Martin Gardner”, dijo de él Asimov. En esa cita olvidó Asimov otra de las características de Gardner que me parecen impagables: sus escritos son de una brillantez enorme. Leerle es un placer porque consigue que entiendas cosas que parecían incomprensibles y lo hace no solo fácil sino divertidísimo.

Es muy saludable leer a Gardner. Aquellos que están interesados en las matemáticas y la ciencia descubrirán en sus artículos una fuente inagotable de placer. Pero también para los que nunca se han interesado por la ciencia, Martin Gardner es una recomendación interesante porque Gardner enseña la importancia de pensar por uno mismo. El pensamiento crítico que defiende Gardner frente a las mentiras pretendidamente científicas es muy útil para todos los aspectos de la vida. Pensar por uno mismo y detectar los fraudes, no solo los seudocientíficos, es una buena forma de vivir. Lean a Gardner, disfrutarán, aprenderán y estarán más preparados para detectar las mentiras.



Comentarios

Entradas populares de este blog

Vacaciones

El 'chapero' Nicolás

EDITORIAL / Decíamos ayer...