EDITORIAL / El 24M asturiano en clave nacional (II)

La batalla de Gijón

La población asturiana de Gijón apenas llega a los 300.000 habitantes (lo que no es determinante a nivel nacional) pero la batalla electoral para el 24M tiene un significado emblemático, ya que de allí son Francisco Álvarez Cascos y Rodrigo Rato... y también era Santiago Carrillo. Por no decir que la ciudad siempre se enfrentó al exsindicalista José Ángel Fernández Villa –'ángel caído' hoy del SOMA, tras blanquear una fortuna oculta con la amnistía de Cristóbal Montoro– o que en ella vive Javier Fernández, uno de los dos presidentes autonómicos actuales del PSOE.

Por si fuera poco, en la ciudad nacieron los sindicatos SUATEA (muy fuerte en el sector de la Educación) y CSI, cuyo germen cuenta la película 'Los lunes al sol', aunque dice desarrollarse en una ciudad gallega porque estuvo subvencionada por la Xunta de Manuel Fraga; y también salieron de allí las Comisiones Obreras de Marcelino Camacho. Así que la pugna por el Ayuntamiento es a tres bandas: entre la derecha, la izquierda política y el voto obrero.

Hay tres candidatos con opciones: la cirujana Carmen Moriyón (actual alcaldesa, por el partido regional de Cascos, con el apoyo del PP), el profesor Mario Fueyo (líder local de Podemos, al que apoyan los auténticos personajes a quienes dan vida Javier Bardem y Luis Tosar) y el socialista José María Pérez, que según las encuestas es el que va a ganar, aunque igual no puede gobernar...

Moriyón tiene a su favor ser un personaje reputado para la derecha y en su contra que la ciudad se paralizó durante su mandato; Fueyo puede presumir de llevar años en cabeza del obrerismo y los movimientos de izquierda, aunque le pesa que carece de experiencia en gestión administrativa... justo lo contrario de Pérez (a quien en la ciudad llaman Josechu), que puso en marcha el Parque Científico y Tecnológico local.

Éste es uno de esos polígonos llenos de informáticos, ingenieros y hipsters, que factura más qtue los tres de Euskadi juntos, aunque se montó con mucho menos dinero, pero Josechu compite contra el descrédito de su marca, tras los casos 'Villa' y 'EREs' de Andalucía.

Gijón tuvo como alcalde durante doce años al hoy senador Vicente Álvarez Areces (llamado Tini aquí... nadie puede optar a ser alguien en la ciudad si no tiene mote), un clásico de la Transición que se peleó con Pasionaria e Inguanzo. Y que cambió la ciudad de industrial decadente a culturo-turística de referencia; suyos fueron el Festival Internacional de Cine y la Semana Negra... hasta que se marchó a Oviedo para presidir el Gobierno Asturiano, donde estuvo otros doce años.

En ese tiempo volvió a prestigiar la institución, que había sido engañada con el timo del 'Petromocho' cuando la gobernaban los mineros del SOMA y que se enfrentó al Gobierno de Aznar cuando no quiso pagar a Madrid el dinero recibido de las empresas a través de comisiones, según se desprende ahora de las tramas 'Gürtell', 'Púnica', etc.

Pero Areces cayó defenestrado por sus enfrentamientos con Villa, aunque éste está siendo investigado ahora por la Fiscalía Anticorrupción, así que nadie sabe qué precio pagará el PSOE el día 24.

NOTA.– Este artículo editorial es el segundo de una subserie de cinco que leen los comicios asturianos en clave nacional. Se publican desde ayer y hasta el viernes. Los cinco forman parte de una serie de seis que ponen las elecciones en su contexto. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

El 'chapero' Nicolás

La Gastronomía y la naturaleza humana

LECTURAS SOSEGADAS / Periodistas inmundos y 'non gratos'