Ese tal Pipi

Por Joaquín del Río

El Ayuntamiento de Gijón ha encargado el pregón de las Fiestas de Begoña a un tal Pipi Estrada, un tipo que pasa por ser deportivo, periodista y gijonés. Pero Begoña se celebra en la segunda semana de agosto y para entonces ya habrá nueva corporación, de modo que espero que el encargo sea reversible y que el tal pregón nunca se lea.

Porque en 'Astures' hay periodistas que ejercen desde hace treinta años y nadie conoce a ese tipo ni como deportivo ni como informador... y ni los gijoneses lo conocen como vecino. En cambio, todos saben de él que salía zumbando en un vídeo con la hija de María Teresa Campos y que luego tuvo como pareja a una actriz de cine porno.

De modo que cabe recordar al cineasta neoyorquino Woody Allen, que escribió hace años un libro desternillante que se titulaba 'Cómo acabar de una vez por todas con la Cultura' y que, por su intelectualidad, no consiguió hacerlo con aquel volumen... aunque, por el camino que marcó, hacia él debe de ir la actual Corporación gijonesa, que acaba de exhibir un cartel con montera picona para promocionar el próximo Festival Internacional de Cine local (¿qué parte del nombre no han entendido?, se pregunta uno).

No gusto de pronunciarme políticamente en público, pero anuncio desde ya que haré todo lo que pueda para acabar con esta gentuza que gobierna mi ciudad y que pretende que ser gijonés sea igualarse a ese tal Pipi Estrada.

Comentarios

Entradas populares de este blog

El 'chapero' Nicolás

La Gastronomía y la naturaleza humana

LECTURAS SOSEGADAS / Periodistas inmundos y 'non gratos'