Pudieron

Por Joaquín del Río

Los sindicalistas Juan Manuel Martínez Morala, Cándido Carnero y Mario Suárez Fueyo dieron la vuelta ayer a la voluntad de mi ciudad natal y permitieron una legislatura más de la ultraconservadora Carmen Moriyón (que fue alcaldesa a los pechos de Francisco Álvarez Cascos y con el apoyo del Partido Popular). De modo que pudieron revertir la voluntad de la gente en virtud de sus intereses.

Lo que hace la izquierda con frecuencia, pero nunca de modo tan ofensivo; de manera que espero para estos tres personajes que se estrellen lo antes posible... y haré para ello todo lo que pueda. Porque siempre les disculpé como izquierdistas 'iluminados', pero no perdonaré que me hayan traicionado así, permitiendo el gobierno de la derecha más ultramontana.

Quise estar ante los juzgados cuando se condenó a los dos primeros y esperar a la puerta su salida de Villabona; debatí con Luis Redondo la necesidad de un sindicato como CSI y coqueteé con SUATEA por mi convicción de que la Educación estaba muy mal... pero pedí a Josechu que me casara y estuve en El Musel durante la primera parte de la ampliación. Así que sé que esta gente no es lo que parece y que Moriyón seguirá donde está porque así lo han querido estas tres personas (y sus fieles, claro).

Lo que me cabrea mucho. "Joaquín del Río habla a zarpazos y se pasa de frenada", decía de mí ayer mi competencia, al reconocer la veracidad de mis informaciones... y tiene razón, porque cada uno es como es; y yo no soy domesticable. Por eso tampoco lo es mi periódico (los medios son un reflejo de su director, conviene saber), que –sin embargo– conoce como nadie lo que pasa en su tierra.

Y así llegamos al día de hoy, en que tres miembros de la izquierda recalcitrante ganaron una batalla a sus conciudadanos bajo el manto protector de Podemos. No les correspondía hacerlo, pero pudieron.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Whisky en la copa

¿Cómo satisfacer las demandas de la población?

El 'chapero' Nicolás