Editorial / Las cuentas de Villa

El Senado ha acordado remitir al parlamento autonómico del Principado de Asturias la información solicitada sobre las declaraciones de bienes y rentas del sindicalista José Ángel Fernández Villa, así como todos las retribuciones y compensaciones que le pagó durante los años que fue parlamentario, entre 1999 y 2003, como senador autonómico.

Las declaraciones de bienes y rentas de los senadores están ahora colgadas en la web de la institución y cualquier ciudadano puede acceder a ellas, porque en 2011 se decidió hacerlas públicas. Pero no era así en las legislaturas sexta y séptima, en las que fue senador Fernández Villa, según han explicado fuentes parlamentarias.

Y Villa ganó mucho dinero en la Cámara Alta –adonde iba poco, argumentando compromisos aquí; mientras en Asturias pretextaba citas en Madrid, de modo que estaba en un chalet del SOMA en Los Alcázares (Murcia), que usaba como si fuera suyo–, pero ni de lejos la fortuna que ha declarado a Hacienda.

Sobre todo, porque el dinero de los parlamentarios es opaco para el ciudadano, pero no para la Agencia Tributaria, así que ni un euro de lo percibido en el Senado puede estar entre el patrimonio oculto que regularizó el sindicalista. Así que su poderosa cohorte puede hacer juegos de manos con los ingresos legales del de Tuilla, pero el dinero oculto no puede haber salido de una institución pública: ni el Parlamento Asturiano, ni las Cortes Generales, ni la Federación Socialista Asturiana ni la empresa Hunosa.


Él cobró de todos esos sitios, pero ese dinero es blanco. Así que, si la Junta no quiere hacer el ridículo y de verdad pretende investigar, la información que debería pedir no es la del Senado, sino la de todos sus constructores protegidos... Claro que, entonces, igual salía a relucir algún nombre más.

Comentarios

Entradas populares de este blog

El 'chapero' Nicolás

La Gastronomía y la naturaleza humana

El despertar del oso ruso