La herencia de Madiba

Por Joaquín del Río

Leo que el nombre 'Nelson Mandela' genera casi dos millones de euros al año y me da vergüenza, porque la gente de la Fundación Princesa de Asturias (antes Príncipe) me ha contado que el sudafricano es el premiado de mayor calidad humana que pasó por el teatro Campoamor... lo que no es baladí porque por Oviedo ha pasado lo mejor de lo mejor en treinta años.

Así que destacar en ese foro tiene mucho mérito, pero, con tal de ganar dinero, mi especie es capaz de utilizar hasta la leyenda de un hombre que pasó casi 30 años en la cárcel –por sus ideas políticas, mientras en España esa condena no la tiene el más abyecto de los criminales–. Y de pervertir su legado para poner su nombre a ropa de marca, libros... hasta vinos. De modo que el suyo es el segundo nombre más conocido en el planeta tras Coca-Cola.

La televisión sudafricana ha hecho un programa de telerrealidad con dos de sus nietas ('Ser un Mandela', se llamó) y sus exesposas se pelean judicialmente por su herencia patrimonial; y eso, evidentemente, no está ni medio bien. Pero lo de comerciar con el nombre de un símbolo de la Humanidad es que no tiene un pase... y espero no ver en el mercado una colonia llamada Jesucristo ni nada parecido.


Me viene ahora a la cabeza el famoso cuadro de Goya sobre Saturno mientras pienso que el capitalismo es capaz de devorar hasta a sus enemigos. ¡Qué vergüenza!

Comentarios

Entradas populares de este blog

Whisky en la copa

¿Cómo satisfacer las demandas de la población?

El 'chapero' Nicolás