¿Va bien España?

Por Jorge de Quintes

Parece ser que el presidente de España ha dado por finalizada la crisis, según he leído esta semana en los principales diarios nacionales. A diez mil kilómetros de distancia las cosas se ven con otra perspectiva mucho más escéptica porque las noticias que recibo de amigos y conocidos respaldan muy poco esa teoría de Mariano Rajoy.

Cuando yo trabajaba en 'Diario16' había un redactor jefe –el redactor jefe diría yo–, llamado Alberto Otaño (tristemente fallecido), que me enseñó que nunca debíamos escribir influenciados por nuestras vivencias personales. Hoy voy a romper la regla y les cuento algunas experiencias propias.

Esta semana he recibido al menos cinco mensajes de amigos en demanda de asesoramiento para ver cómo podrían buscar trabajo en Ecuador. Son todos de mi generación, ya cumplidos los 50, sin trabajo y convencidos de que no tienen ninguna esperanza laboral en España. Es la primera vez en año y medio que llevo aquí que me pasa esto.

También esta semana, el presidente de Ecuador, Rafael Correa, dijo en una entrevista que el número de españoles que se han instalado en el país se multiplicó por cuatro en los últimos años. La mayoría son ecuatorianos nacionalizados o hijos de ecuatorianos nacidos en España que han tenido que salir porque ahí ya no queda nada.

Leo asimismo que la diáspora de jóvenes que se marchan de España para buscar trabajo en el extranjero no deja de crecer y crecer y crecer. Y, más preocupado, se me graba el dato de una encuesta europea donde se resalta el número de españoles que no tienen dinero ni para encender la calefacción en invierno.


Son cuatro datos sueltos que dejo para el análisis y que cada uno extraiga sus consecuencias. Porque, leyendo más, veo que Rajoy ha dicho que los españoles tenemos que recuperar la "ilusión, esperanza, motivación y autoestima". Yo las tengo en el pico más alto, pero tengo que decirle humildemente al presidente que con eso todavía no se come.

Comentarios

Entradas populares de este blog

El 'chapero' Nicolás

La Gastronomía y la naturaleza humana

El despertar del oso ruso