Ultrafútbol

Por Phanatics

Reacciona escandalizado el mundo del fútbol al descubrimiento de que tiene ultras en su seno que sólo utilizan el deporte como excusa para sublimar su deseo de violencia. Y resulta increíble tanta hipocresía porque la derecha extrema es dueña de los estadios de medio mundo desde hace tiempo, aunque en España nunca se ha querido actuar contra ella porque esa gente mueve mucho dinero.

Hubo en Gijón un tiempo en que un bar nocturno financiaba a los extremistas del Sporting... hasta que estos destrozaron el local cuando dejaron de percibir su dinero. Parte de la ciudad pensó entonces que quien genera violencia acabará sufriéndola. Y eso pasa ahora con los boys del Deportivo de La Coruña y el Atlético de Madrid, que se citaron a orillas del madrileño río Manzanares para pelearse.

La juventud violenta siempre utilizó el deporte (y mi padre lo hacía, así que sé lo que digo), excepto en el País Vasco de ETA, la alemania nazi, el Ulster del IRA o cualquier Israel, donde hay movimientos estándar para sublimar esas ganas de palos sin situarse en la marginalidad.


Pero nada de eso es nuevo y, si ha terminado en tragedia esta vez, es por la negligencia de los mandos policiales que debieron evitarlo. Así que habrá que pedirles cuentas.

Comentarios

Entradas populares de este blog

El 'chapero' Nicolás

La Gastronomía y la naturaleza humana

El despertar del oso ruso