La fiesta de Alcoa

Por Joaquín del Río

Veo las imágenes de la marcha de trabajadores de Alcoa, ante la amenaza de perder sus puestos de trabajo, y me sorprendo al no ver en ella a ningún dirigente político ni sindical. Pero de inmediato me doy cuenta de que la protesta se celebró un día de fiesta y entonces caigo en la cuenta de que la aristocracia de la clase obrera no va a movilizarse por unos trabajadores en una jornada tan emblemática como la que celebra la Asunción de la madre de Jesucristo...

Y llegado a este punto me doy cuenta de que la izquierda española ha construido torres de marfil para muchos de sus dirigentes y ha abandonado a su suerte a los proletarios. Escribo esta columna en un bar de mi primo donde unos exmineros llevan horas gastando dinero y hablando del 'caso Villa' (ese sindicalista que tiene una fortuna que ya quisieran muchos patronos) y de la lucha obrera –que creen suya– y les atiende un inmigrante que no ganará este mes lo que ellos van a gastar hoy. Así que mi entorno me indica que la realidad ha cambiado más que el discurso teórico.

Ayer mismo, nada menos que UNICEF (la agencia de Naciones Unidas que se ocupa de la infancia) puso rostro español a la pobreza europea, al decir que éste es el país de la Unión con más diferencias sociales; y algo como eso lo que amenaza a la plantilla de Alcoa... pero no a quienes deberían hablar en su nombre, que seguirán en sus poltronas aunque la multinacional decida irse.


Espero que no... porque tengo muchos amigos entre quienes viven de su trabajo allí.

Comentarios

Entradas populares de este blog

El 'chapero' Nicolás

La Gastronomía y la naturaleza humana

El despertar del oso ruso