Editorial / Toda la izquierda

Izquierda Unida vive un proceso muy interesante, pero de incierto resultado; toda vez que el partido está especializado en las maniobras de apparatchiks y ahora se abre a la opinión de hasta sus simpatizantes. En efecto, está a punto de empezar un proceso en el que cualquiera que se registre puede optar a ir en sus listas, para las elecciones de mayo... y todo ello como resultado de su intento de imitar el asamblearismo que tan bien le ha ido a Podemos, que ya arruinó sus buenas perspectivas en las europeas y amenaza con hacerlo en las autonómicas y municipales.

En Asturias, hasta Gaspar Llamazares está dispuesto a formar una lista única con la formación de Pablo Iglesias; no en vano mucha gente que ahora está en los Círculos pasó antes por las asambleas de IU. Pero surgirá un problema en cuanto se discuta quién manda, porque la coalición viene de la tradición del PCUS y los de La Sexta han advertido de que quien quiera ir con ellos debe hacerlo de segundones.

En Gijón, Podemos es la Corriente Sindical de Izquierdas en buena parte; y en Oviedo ni el dialogante Alejandro Suárez será capaz de soportar a los charlatanes de la nueva marca. Así que ambas formaciones deben elegir bien a sus interlocutores si quieren intentar entenderse. Porque en algunos sitios su opción sería ganadora...

Comentarios

Entradas populares de este blog

Whisky en la copa

¿Cómo satisfacer las demandas de la población?

El 'chapero' Nicolás