De paripés y derechas

Por Joaquín del Río

Europa está girando a la derecha a una velocidad tan pasmosa que hasta la gente que siempre fue de centro ahora se cree de izquierda, porque el paradigma está desplazado. De hecho, un discurso tan poco moderno como el de Podemos parece de extrema izquierda, cuando apenas recupera valores tradicionales del continente.

Porque la Unión se construyó con el ideario de la justicia social, la opinión pública y el humanismo y empezó a destruirse cuando Ronald Reagan y Margaret Thatcher pusieron en su lugar la diferencia de clase, el hiperliderazgo y el capitalismo, respectivamente.

Que es a lo que toda derecha aspiró siempre, aunque sólo lo reconoció explícitamente con los fascismos de Benito Mussolini, Adolf Hitler y Francisco Franco, cada uno de los cuales lideró un régimen con características propias pero todos coincidieron en esas tres cosas. Frente a ellos surgieron una derecha y una izquierda moderadas (la democracia cristiana y la socialdemocracia, en concreto) cuyos proyectos ya no existen, pero que hoy sonarían revolucionarios.

Y de esas bases bebe el proyecto de Podemos, que ha arruinado la certeza de IU de convertirse en la izquierda de referencia en Oviedo (sobre la base de la caída del PSOE) y que competirá por liderarla en Gijón, Avilés y Asturias. Ya que, frente a ellos, sólo tiene la debacle de Foro, que apenas se mantendrá en Gijón si no lo evita su lideresa.

Porque a la alcaldesa Carmen Moriyón se le escapó hace días reconocer que fue "un paripé" su operación de legitimación frente a la alternativa de Marcelo Villanueva, un tipo del que me cuentan que tiene más vicios que virtudes, aunque yo nunca presto atención a esas habladurías.

Este periódico lo vio claro desde el primer momento, como se ve en este artículo de hace una semana.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Whisky en la copa

¿Cómo satisfacer las demandas de la población?

El 'chapero' Nicolás