Editorial / ¡Vaya por Dios!

El empresario Juan Miguel Villar Mir –que controla las empresas Ferroatlántica y Fertiberia– amenaza con iniciar una batalla judicial si el Gobierno Central beneficia a Alcoa en la próxima subasta eléctrica, de la que depende la supervivencia de dos plantas industriales.

¡Vaya por Dios!... uno de los implicados en la trama 'Gürtell', que lleva años comprando favores del Partido Popular a cambio de financiarlo ilegalmente –y que por ello figura ya en varios procedimientos legales– se ofendería ahora si el ministro José Manuel Soria beneficiara a la multinacional del aluminio; así que se ofende preventivamente, se puede decir, porque el canario no ha dicho "esta boca es mía".

En realidad, a Villar Mir le va a dar igual celarse que no, porque de la próxima subasta eléctrica dependen las fábricas de Avilés y Coruña, así que el PP no las dejará caer; porque, si la de Asturias no le importa, en la de Galicia se juega la presidencia de la comunidad autónoma, donde Alberto Núñez Feijóo ha sucedido a Manuel Fraga tras veinte años de mandato (de cuyo gobierno formó parte Mariano Rajoy... no se olvide).

De modo que Avilés puede dar por hecho que su factoría no va a cerrar, y con ella los trabajadores y las auxiliares, que están ahora mismo que no les llega la camisa al cuello... aunque en política nunca se sabe qué bazas exhibe cada uno debajo de la mesa, así que conviene hacerse a la idea de que hasta el rabo todo es toro y esperar que las cosas salgan bien.


Comentarios

Entradas populares de este blog

Whisky en la copa

¿Cómo satisfacer las demandas de la población?

El 'chapero' Nicolás