¿Es la Economía? Sí

Por Jorge de Quintes

Al final es la economía la que lo condiciona todo para la continuidad de los políticos. Los ciudadanos les perdonarán todas las tropelías que cometen siempre que el bolsillo de los votantes tenga unas monedas que le permitan vivir, aunque sea con estrecheces. Por eso me parece muy ilustrativo el debate, o acoso más bien, que se ha emprendido en España para conocer el programa económico de Podemos. Todavía no hay muchas pistas, aunque podríamos encontrar algunas si nos detenemos en la administración de los gobiernos revolucionarios bolivarianos de Latinoamérica. Bueno, por ejemplo en Venezuela, mejor no pararse. Uno de los países con mayores reservas petrolíferas del mundo está en bancarrota. No parece que Maduro sea un gestor para tener en cuenta. Ni siquiera para lo malo.

Pero Rafael Correa, el presidente de Ecuador, podría servir. Porque además es, y presume de serlo, economista. Y porque se le llena la boca hablando de lo que llama el milagro ecuatoriano. Seguramente su primera frase célebre después de llegar a la presidencia del país fue: "Lo primero es la vida, después la deuda". Se enfrentó a las amenazas del Banco Mundial y del Fondo Monetario Internacional cuando concluyó que gran parte de la deuda de gobiernos anteriores era ilegítima y declaró el cese de pagos del 70 por ciento de la deuda de Ecuador en bonos. Aquí realizó una auténtica jugada maestra. Los acreedores sacaron al mercado los bonos de deuda ecuatoriana con valores muy bajos (al 20 por ciento de su valor) y Correa destinó 800 millones de dólares para comprar 3.000 millones de su propia deuda. Redujo sensiblemente la deuda del país y los intereses con un ahorro estimado de 7.000 millones. Un buen golpe.

Pero esta postura le supuso que los mercados internacionales de deuda se cerrasen para el país. Tuvo que echarse en manos de China a cambio del petróleo que se produce. Ecuador es  país miembro de la OPEP. Ha vivido ocho años de bonanza económica con el precio del petróleo por encima de los 100 dólares el barril pero ahora comienza a ver como el sueño del crecimiento desde el gasto público se pone en cuestión ante la caída del precio del crudo. Correa ya ha advertido al país que vienen tiempos duros y Ecuador está teniendo que comprar deuda para pagar deudas pasadas (capital e intereses). Este año ha vuelto a los mercados internacionales. A un interés del 7,5 por ciento. Y les recuerdo lo que se decía en España cuando la prima de riesgo estaba a un 5 por ciento. Aquí, de entrada dos puntos y medio más.

El Gobierno de Correa se ha dedicado a producir petróleo y a gastar los beneficios sin encontrar nuevas reservas que reemplacen a las explotadas. Ahora una parte importante del presupuesto del país empieza a llegar vía impuestos. Este es un país de recursos primarios, incluso el petróleo se vende sin refinar y luego hay que importar los derivados. Por eso se pregona, y se busca con ansia, un cambio de matriz productiva. Un objetivo irrealizables de un día para otro mientras se han perdido muchos años y con buenos ingresos. Ahora que la cosa se pone fea la deuda comienza a hacerse difícilmente manejable y habrá que retirar los subsidios (muy importantes al gas y la gasolina) con lo que se disparará el coste de la vida. Una potencial bomba de tiempo.

Al final lo que parece es que el gobierno ecuatoriano en vez de un milagro ha hecho un truco de magia, pero malo. Dilapidar las reservas sin encontrar otra fuente de ingreso para afrontar las deudas. Eso lleva a que el partido en el Gobierno y con mayoría aplastante en el parlamento tenga dudas sobre su futuro éxito electoral en los comicios presidenciales de 2017. Queda todavía mucho tiempo.


Pero puede ser un espejo para mirar lo que Podemos puede ofrecer. No vaya a ser cuestión de resucitar la famosa frase de la campaña de Bill Clinton contra Bush padre. "Es la economía, estúpido".

Comentarios

Entradas populares de este blog

Whisky en la copa

¿Cómo satisfacer las demandas de la población?

El 'chapero' Nicolás